• Home
  • Health Library

Health Library

Dar unos pasos sencillos podría hacer que los niños tuvieran menos miedo a las vacunas, afirma una experta

Los padres pueden ayudar a sus hijos a gestionar el dolor al ser vacunados

MIÉRCOLES, 20 de agosto de 2014 (HealthDay News) -- Muchos pequeños sufren ansiedad o miedo cuando tienen que vacunarse, pero hay algunas maneras en que los padres pueden hacer que ponerse estas inyecciones sea más fácil para sus hijos, sugiere una experta.

El primer paso es explicar a los niños de un modo apropiado que las vacunas ayudan a proteger su salud, dijo Rita John, directora del programa de practicantes de enfermería de atención primaria pediátrica de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

"Los niños tienen que saber que las vacunas no son un castigo o algo negativo; las vacunas son algo que evita que enfermen", dijo John en un comunicado de prensa de la Columbia. "Cuando los padres están ansiosos, trasmiten ese miedo a sus hijos. La mejor manera de hablar sobre las vacunas es que la conversación sea positiva y que se centre en los beneficios de las vacunas".

Antes de la vacunación, se puede reducir la ansiedad de los niños pequeños y los que están en edad preescolar si se les da un kit médico de juguete para que puedan fingir que le vacunan a usted, a su muñeca favorita o a otro juguete.

Cuando llegue para ponerle vacuna, pida al médico que use una crema o un aerosol calmante que limite el dolor provocado por la aguja. Usar un sopla burbujas o un molinete puede ayudar a distraer a los niños pequeños durante las vacunaciones, y escuchar música, jugar juegos o enviar mensajes de texto podría ser de ayuda a los niños mayores o a los adolescentes.

"Si los niños creen que algo va a reducir el dolor, la técnica puede tener un efecto placebo porque esperan que funcione", explicó John.

"No importa tanto lo que use para que su hijo se sienta más cómodo siempre y cuando haga algo que sirva para reconocer que podrían experimentar algo de dolor y que pueden hacer algo para que duela menos", añadió.

Asegúrese de recompensar y/o alabar a los niños después de que se vacunen. Por ejemplo, dé calcomanías a los niños pequeños. "Se trata de que la parte final de la experiencia haga que los niños sientan que valió la pena, incluso si sufrieron algo de dolor momentáneo", indicó John.

"Una buena preparación con juegos, una actitud positiva sobre la vacuna y tener algo que distraiga a los niños en el momento de las inyecciones pueden ayudar a que la experiencia sea mejor", concluyó.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre las vacunas en la infancia (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/childhoodimmunization.html ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTE: Columbia University, news release, Aug. 13, 2014