• Home
  • Health Library
La mayoría de adolescentes con fibromialgia sufren de dolor y fatiga en la adultez

Cuatro de cada cinco siguieron experimentando síntomas, mientras que la mitad padecían el trastorno en toda regla, halla un estudio

MIÉRCOLES, 26 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- Cuatro de cada cinco adolescentes que sufren de fibromialgia juvenil seguirán padeciendo dolor y otros síntomas en la adultez, halla un estudio reciente.

Más o menos la mitad de esos niños terminarán como adultos con fibromialgia adulta en toda regla, encontraron los investigadores.

"La mitad de los ex adolescentes que estudiamos cumplían con todos los criterios para la fibromialgia adulta, y 35 por ciento más seguían teniendo síntomas de fatiga, dolor y dificultades para dormir, pero no cumplían con todos los criterios para el síndrome de fibromialgia", señaló la autora del estudio, Susmita Kashikar-Zuck, directora de investigación en medicina conductual y psicología clínica del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati.

El estudio, que aparece en la edición impresa de marzo de la revista Pediatrics, surgió de una investigación sobre la fibromialgia juvenil, comentó Kashikar-Zuck.

La fibromialgia es un misterioso trastorno que provoca dolor muscular y fatiga. Las personas con el síndrome se quejan de lugares sensibles en el cuerpo que les duelen cuando se les aplica presión.

"Parece ser provocado por una hipersensibilidad al dolor en el sistema nervioso central", explicó Kashikar-Zuck. "Es como si el volumen del dolor estuviera alto, y ahora son exquisitamente sensibles al dolor".

Los médicos no están seguros de qué provoca la fibromialgia, aunque la genética podría tener algo que ver. "Muchos de los niños que atendemos que sufren de fibromialgia tienen un padre con fibromialgia", anotó Kashikar-Zuck.

Entre el 80 y el 90 por ciento de los pacientes de fibromialgia son de sexo femenino, según los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

La fibromialgia juvenil puede afectar drásticamente la vida de un adolescente, provocando ausentismo escolar y retraimiento de las actividades sociales, advirtió Kashikar-Zuck.

Los investigadores se preguntaban si esos problemas seguían en la adultez, y decidieron seguir a un grupo de 94 adolescentes con fibromialgia juvenil durante seis años. Los adolescentes fueron diagnosticados con la enfermedad entre 2002 y 2010, con una edad promedio de 15 años en el momento del diagnóstico.

Los autores del estudio hallaron que el 51 por ciento de los pacientes, que ahora son adultos jóvenes con una edad promedio de 21 años, seguían teniendo síntomas que cumplían con los criterios de fibromialgia del Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology).

Más de un tercio no cumplía con los estándares para un diagnóstico en toda regla, pero seguían quejándose de síntomas específicos relacionados con la fibromialgia. Éstos incluían dolor, fatiga y dificultades para dormir.

Cuando se les comparó con los adultos jóvenes de su edad, los pacientes que habían experimentado fibromialgia juvenil reportaron un dolor significativamente más alto, una peor función física, una mayor ansiedad y más visitas al médico.

La Dra. Anne Eberhard, reumatóloga pediátrica del Centro Médico Pediátrico Cohen de Nueva York, en New Hyde Park, dijo que esos resultados tienen sentido, dado el importante rol que el estrés desempeña en la fibromialgia.

"No es sorprendente que los síntomas sigan viéndose y persistan en la adultez temprana, cuando se toman importantes decisiones vitales", comentó Eberhard.

El estudio también halló que los pacientes de fibromialgia juvenil eran más propensos a casarse en la adultez temprana en comparación con las personas sanas de su edad, y que eran menos propensos a haber ido a la universidad. Alrededor del 62 por ciento habían ido algunos años a la universidad o habían obtenido un título, en comparación con el 76 por ciento en el grupo control de personas sanas.

Aunque estos hallazgos pueden parecer desesperanzadores para los pacientes de fibromialgia juvenil, Eberhard dijo que el vaso se puede considerar medio lleno en lugar de medio vacío.

"Casi la mitad de los pacientes diagnosticados originalmente con fibromialgia habían mejorado tanto que ya no cumplían con los criterios diagnósticos de la fibromialgia. Muchos de los pacientes del estudio con fibromialgia iban a la universidad y de hecho algunos se habían casado e incluso habían dado a luz", señaló.

"Es algo muy esperanzador que a pesar de tener más dolor que las personas del grupo de control, estos pacientes podían llevar vidas normales y productivas", añadió.

Algo incluso más alentador es el hecho de que las opciones para el tratamiento de la fibromialgia han mejorado en los últimos años, sobre todo para los adultos, comentó la Dra. Lucinda Bateman, fundadora de la Clínica de Consulta de la Fatiga de Salt Lake City, Utah.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. ha aprobado antidepresivos y anticonvulsivos para la fibromialgia en los adultos, y la terapia cognitivo conductual (un tipo de consejería de salud mental) puede resultar útil para ayudar a los pacientes a afrontar su dolor. El estudio señala que la actividad física también ha resultado efectiva para controlar los síntomas.

"No me sorprende que muchos sigan teniendo síntomas, pero parece que tienen más probabilidades de atravesarlo", dijo Bateman.

El estudio enfatiza la importancia de diagnosticar la fibromialgia juvenil adecuadamente, dijeron Bateman y Kashikar-Zuck.

"Los padres deben tener cuidado al diferenciar los dolores del crecimiento de la fibromialgia", planteó Kashikar-Zuck. "Si ven que un niño que tiene dolor muscular crónico también duerme mal, deben considerar seriamente una evaluación para la fibromialgia".

Más información

Para más información sobre la fibromialgia, visite los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. (http://www.niams.nih.gov/Portal_en_espanol/Informacion_de_salud/Fibromialgia/default.asp )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Anne Eberhard, M.D., pediatric rheumatologist, Cohen Children's Medical Center of New York, New Hyde Park; Susmita Kashikar-Zuck, Ph.D., research director, behavioral medicine and clinical psychology, Cincinnati Children's Hospital Medical Center; March 2014 Pediatrics