• Homect_img
  • Health Information

Health Library

El acoso escolar en la infancia puede dejar secuelas de por vida

Un estudio halló que los dos, tanto la víctima como el acosador, pueden sufrir trastornos psicológicos al llegar a la edad adulta

MIÉRCOLES, 20 de febrero (HealthDay News) -- Los niños que sufren acoso escolar a menudo llevan consigo las secuelas de sus experiencias en la edad adulta y padecen de ansiedad, depresión y pensamientos suicidas, según indica un nuevo estudio.

Hasta los acosadores mismos corren el riesgo de tener problemas psicológicos más adelante, añadieron los investigadores. Y los niños que han sido tanto perpetradores como víctimas son los que más sufren de adultos.

"Se ha investigado mucho sobre cómo el acoso afecta a los niños a corto plazo. En nuestro caso, realizamos un seguimiento a niños hasta un poco más allá de los 20 años de edad, para ver si las consecuencias de haber sido víctimas de acoso escolar persistían", explicó el autor del estudio, William Copeland, profesor clínico asistente en el departamento de psiquiatría y de ciencias de la conducta de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

"Hallamos que los niños que habían sido víctimas de acoso en la infancia aparentemente tenían un riesgo elevado de una gran variedad de trastornos de ansiedad al hacerse adultos", comentó. "Los niños que fueron víctimas de acoso y que también acosaron a otros niños son los que, al parecer, les fue peor. En la edad adulta, se sentían deprimidos y llegaron a pensar en autolesionarse. A largo plazo, son los que tienen los peores resultados".

Copeland cree que la solución es clara.

"Si pudiéramos crear una cultura en las escuelas en la que no se permita que ocurra esto, entonces pienso que podríamos evitar muchos de estos problemas", opinó.

El informe se publicó el 20 de febrero en la edición en línea de la revista JAMA Psychiatry.

Para ver los efectos a largo plazo que provoca el acoso escolar, el equipo de Copeland recopiló los datos de más de 1,400 niños que participaron en el estudio de Great Smoky Mountain.

Cuando empezó el estudio, estos niños de Carolina del Norte tenían 9, 11 y 13 años de edad. Se entrevistó a los niños y a sus padres cada año hasta que los niños cumplieron los 16 años y, a partir de entonces, de forma periódica.

Cada vez que se entrevistó a los niños, se les preguntó si habían sido víctimas de acoso escolar o de las burlas de los demás, o bien si ellos habían acosado a otros.

En total, el 26 por ciento de los niños afirmaron que habían sido víctimas de acoso y el 9.5 por ciento admitió que habían acosado a otros o que habían sido tanto acosadores como víctimas, hallaron los investigadores.

Años después, cuando los participantes en el estudio ya eran adultos, los investigadores entrevistaron a más 1,200 de ellos para preguntarles acerca de su salud psicológica.

Hallaron que tanto los que fueron víctimas de acoso escolar cuando eran niños y los que habían sido tanto acosadores como acosados tenían un riesgo mayor de tener problemas psicológicos que los que no sufrieron acoso.

Esos problemas consistían en trastornos depresivos, trastornos de ansiedad, ansiedad generalizada, trastorno de pánico y agorafobia, que es la ansiedad de sentirse atrapado en un lugar.

Los que fueron ambas cosas, acosadores y víctimas, además de estar en riesgo de ansiedad y depresión, tenían los niveles más altos de pensamientos suicidas.

Los acosadores también estaban en riesgo de desarrollar un trastorno antisocial de la personalidad, que la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. define como un patrón actual de "manipulación, explotación o violación de los derechos de las demás personas".

Para asegurarse de que sus hallazgos se debían solamente al acoso escolar, los investigadores tuvieron en cuenta otros factores como la pobreza, el abuso y la vida doméstica inestable o disfuncional, que podrían haber contribuido a la aparición de los problemas psicológicos.

Un experto afirmó que en muchos casos los acosadores y las víctimas tenían problemas de salud mental previos y que se mantienen en la edad adulta.

"Eso no nos debería sorprender, porque la mayoría de los problemas de salud mental se originan en la adolescencia o en la infancia", señaló el Dr. Victor Fornari, director de la división de psiquiatría infantil y adolescente en el Sistema de Salud North Shore-LIJ en New Hyde Park, Nueva York.

"Por esa razón la intervención temprana es importante, a fin de cambiar el curso de los acontecimientos problemáticos", aseguró.

Ignorar el problema no es el modo correcto de actuar, indicó Fornari, y los padres han de tomar estos problemas en serio.

"Los padres que son conscientes de que su hijo o bien acosa a otros niños o bien es acosado, deberían acudir a la atención de salud mental, porque muchos de estos jóvenes desarrollarán trastornos que se beneficiarían del tratamiento", añadió.

Más información

Para más información sobre el acoso escolar, visite la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) (http://www.apa.org/topics/bullying/index.aspx ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: William Copeland, Ph.D., assistant clinical professor, Department of Psychiatry and Behavioral Sciences, Duke University, Durham, N.C.; Victor Fornari, M.D., director, Division of Child/Adolescent Psychiatry, North Shore-LIJ Health System, New Hyde Park, N.Y.; Feb. 20, 2013, JAMA Psychiatry