HCA Gives $1 Million in Aid for Ebola Response
  • Home
  • Health Library

Health Library

IMAGE

Karen es una profesional del cuidado de la salud de 30 años. Por casi dos años, ella no tuvo periodos regulares (un padecimiento llamado amenorrea). Al mismo tiempo, ella estaba por debajo del peso normal, hacía mucho ejercicio y no comía lo suficiente para compensar este ejercicio. Ahora, cinco años más tarde, ella todavía hace ejercicio, pero está comiendo bien y menstruando - y es mucho más saludable por ello.

¿Cuál fue su primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles síntomas experimentó?

Yo comencé a tener mis periodos con mucho menos frecuencia - cada dos meses o cada tres meses. Además, estos eran muy ligeros y sólo duraban de dos a tres días. Entonces, deje de tener mis periodos completamente. Al mismo tiempo, perdí cerca de 20 libras. Me había mudado de vuelta a mi casa después de graduarme de la universidad. Y mientras estaba allá, mis hábitos alimenticios eran bastante deficientes; bebía cerveza la mayoría de los fines de semana y no hacía mucho ejercicio. Así que cuando regresé a la casa de mi madre donde yo comía una alimentación saludable, muy poco alcohol y tenía más tiempo para hacer ejercicio, rápidamente perdí el exceso de peso - y así por el estilo.

¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?

El diagnóstico fue bastante simple. Después de revisar mis antecedentes menstruales y pesarme, la enfermera practicante en la oficina de mi ginecólogo me preguntó acerca de mis hábitos alimenticios y de ejercicio. Ella también hizo algunos exámenes de sangre para descartar otros padecimientos que pueden causar la amenorrea. Cuando todos esos exámenes de sangre regresaron como negativos, ella determinó que la amenorrea fue la causante de mi rápida pérdida de peso.

¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo al diagnóstico?

Al principio, estaba aliviada de no tener que lidiar con mi periodo. Y debido a que los exámenes de sangre fueron todos negativos, no pensé que hubiera algo de malo en no tener mi periodo. Pero entonces, a medida que nosotros discutimos los efectos de no tener mi periodo, yo llegué a preocuparme más. Debido a que no estaba teniendo mi periodo, mi cuerpo no estaba produciendo suficiente estrógeno, lo cual puede reducir la densidad ósea. Como una atleta, esto me preocupó. Se podía incrementar mi riesgo de lesión y dificultar mi desempeño.

¿Cómo se trata la amenorrea?

Para abordar el problema a corto plazo, la enfermera me prescribió pastillas de control natal, las cuales provocaron que tuviera un periodo regular. También tomé un complemento de calcio diariamente para ayudar a proteger mis huesos. Para para una solución a largo plazo, seguí trabajando para ganar peso.

Después de casi dos años de periodos irregulares, ningún periodo y periodos sólo mientras estaba con las pastillas de control natal, estaba comiendo mejor y aumentando suficiente peso de tal forma que mi cuerpo llegaría a menstruar por su cuenta. Durante los cinco años pasados, yo he estado en una peso saludable y he estado teniendo periodos regulares.

¿Tuvo que hacer cambios en su estilo de vida o alimenticios a raíz de su padecimiento?

Hice un esfuerzo consciente para comer más y consumir un poco más de grasas. Yo había caído un poco en la tramposa manía de los alimentos "libres de grasa" y estaba comiendo muchas ensaladas, verduras, pollos a la parrilla y cereales. No comía nada que tuviera grasa. Empecé a permitirme a mí misma más grasas y más calorías para cumplir con mis necesidades diarias de energía. Esto fue especialmente importante debido a que estaba haciendo mucho ejercicio; necesitaba más calorías que un año antes cuando no me ejercitaba de manera regular.

¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?

Éste no fue un padecimiento emocionalmente estresante. Hable con mi madre acerca de ello y ella me alentó a aumentar de peso. Ella, así como mis hermanos, estaban preocupados de que hubiera perdido 20 libras en tan corto periodo de tiempo. Mi hermano fue especialmente cuidadoso para intentar que yo comiera más.

¿La amenorrea tiene algún impacto sobre su familia?

Fuera de mi madre y de mis hermanos que se preocuparon por mí, la amenorrea realmente no afectó a mi familia. Si yo estuviera casada y tratando de empezar una familia, habría sido una historia distinta.

¿Qué consejo le daría a cualquiera que viva con la amenorrea?

Es importante tratar la amenorrea rápidamente. La falta de estrógeno puede causar un seria pérdida ósea que usted no podría ser capaz de volver a recuperar. Aunque puede disfrutar la libertad de no tener un periodo y los síntomas físicos y mentales que lo acompañan, esto realmente no es un estado saludable. Averigüe el peso que es sano para usted - uno que pueda mantener fácilmente con sus patrones usuales de alimentación y de ejercicio y con el cual tenga un periodo regular cada mes. Si el comer es una preocupación para usted, pídale a su médico que la canalice con un dietista registrado (RD por sus siglas en inglés). Un RD puede ayudarle a desarrollar patrones de alimentación saludables con los cuales esté cómoda.

Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.