• Home
  • Health Library

Health Library

Uses

Principales Tratamientos Naturales Propuestos

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

Tratamientos Probablemente No Efectivos

Como un músculo activo, el corazón necesita un continuo suministro de oxígeno. Las arterias coronarias tienen el trabajo de llevar el oxígeno al corazón. Estas arterias tienen un trabajo difícil que hacer, porque se someten a una compresión intensa cada vez que el corazón late. Esta trabajo se vuelve aún más difícil cuando las arterias están dañadas por la aterosclerosis (comúnmente, aunque no del todo exacto, llamado "endurecimiento de las arterias") en una enfermedad llamada enfermedad de las arterias coronarias .

En la enfermedad de las arterias coronarias los pasajes dentro de las arterias coronarias se vuelven estrechos por una placa de depósitos, que disminuye el flujo sanguíneo. Cuando el flujo sanguíneo se reduce hasta un punto suficientemente extenso, se presenta un dolor causado por la privación del oxígeno. Este dolor se conoce como angina pectoris . La angina tiende a crecer y menguar, generalmente se empeora con el ejercicio.

Un ataque al corazón puede ocurrir después de años de angina, o sin ninguna advertencia del todo. La mayoría de los ataques al corazón ocurren cuando un coágulo de sangre (trombo) se forma en la pared rugosa de la arteria coronaria aterosclerótica. Tal coágulo sanguíneo puede conducir a un bloqueo súbito y completo de la arteria. Más rara vez, un espasmo de la arteria coronaria puede cortar el flujo sanguíneo. En cualquier caso, las células del corazón que se alimentan de la arteria empiezan a morir. La región de las células muertas es llamada infarto, lo que conduce al nombre técnico de ataque al corazón; un infarto al miocardio (MI por sus siglas en inglés).

Los síntomas clásicos del ataque al corazón es una presión intensa en el centro del pecho. Otros síntomas comunes incluyen; dolor o entumecimiento en el brazo derecho, náusea, falta de respiración, aumento de la transpiración y un sentimiento de muerte inminente. Pero muchas personas que han tenido el MI describen "molestia en el pecho", o dolor en la mandíbula, dientes, brazo o abdomen. Las mujeres son más propensas que los hombres a sentir dolor en la espalda. A menudo los síntomas se presentan gradualmente y son intermitentes o vagos. Una cuarta parte de los pacientes - más a menudo mujeres que personas con diabetes - no experimentan síntomas del todo.

Cuando se presenta un ataque al corazón, el tratamiento de emergencia en un hospital puede minimizar la extensión del daño permanente en el corazón. Los medicamentos "que desbaratan los coágulos", si se dan lo suficientemente a tiempo, pueden abrir las arterias coronarias, permitiendo que la sangre fluya de nuevo. Otros métodos de restaurar el flujo sanguíneo incluyen procedimientos conocidos como angioplastia, stent y cirugía de bypass. El objetivo es salvar aquellas células del corazón que están en peligro de morir pero todavía se aferran a la vida. La recuperación después de un ataque al corazón depende de la extensión del daño cardíaco. Si sólo una pequeña porción del corazón ha muerto, o si es de una región relativamente menos importante, los síntomas pueden ser leves. El daño más severo puede provocar que el corazón bombee de manera inapropiada, conduciendo a una insuficiencia cardíaca congestiva .

Durante los primeros días después de un ataque al corazón, el corazón tienen una tendencia a perder su ritmo normal y caer dentro de un patrón disfuncional de latidos que no circulan la sangre de manera apropiada. El tratamiento dirigido a prevenir o tratar esta enfermedad, llamada arritmia , es realizado en una unidad de cuidado cardiaco intensivo.

El tratamiento a largo plazo para reducir el riesgo de un ataque al corazón generalmente implica la aspirina para prevenir los coágulos sanguíneos, así como tratamientos para reducir, detener o revertir la aterosclerosis. Lo último es logrado a través del uso de medicamentos que mantienen el colesterol y la presión arterial dentro de los límites normales, así como un aumento en el ejercicio y una mejoría en otros aspectos de estilo de vida.

Principales Tratamientos Naturales Propuestos

La contribución más importante que la medicina natural tiene que hacer para los ataques al corazón reside en la prevención, no en el tratamiento. Debido a que los ataques al corazón son, en casi todos los casos, provocados por la aterosclerosis, el tratamiento natural discutido en los artículos de aterosclerosis son relevantes para reducir el riesgo de un ataque al corazón.

A su vez, la aterosclerosis es acelerada por la presión arterial alta y colesterol alto y posiblemente por niveles altos de homocisteína en la sangre. Puede valer mucho la pena considerar tratamientos naturales usados para estas enfermedades.

Nota: Las terapias naturales para la presión arterial alta y el colesterol alto generalmente son menos efectivas que las propuestas convencionales. Si usted padece una o ambas de estas enfermedades, y desea tratarlas con terapias naturales, primero consulte con su médico para determinar que tanto tiempo es seguro experimentar. Si las terapias naturales no han controlado su situación hasta el momento, puede ser la mejor parte del valor para usar una terapia convencional.

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

Varios tratamientos naturales han mostrado ser prometedores para su uso junto con el tratamiento convencional en el período que siguió a un ataque al corazón. Note, sin embargo, que las personas que tuvieron un ataque al corazón recientemente no deben usar cualquier hierba o complemento excepto bajo supervisión médica. Además, ninguno de estos tratamientos puede substituir un cuidado estándar; cuando más, podrían ser útiles si se usan además de éste.

Coenzima Q 10

El complemento coenzima Q 10 se cree que mejora el funcionamiento cardíaco. En un estudio doble ciego , 145 personas que recientemente habían experimentado un ataque al corazón les fue dado o un placebo o 120 mg de CoQ 10 diariamente durante 28 días. 1 Los resultados mostraron que los participantes que recibían la CoQ 10 experimentaron significativamente menos problemas relacionados con el corazón, como episodios de angina pectoris o arritmia, o ataques recurrentes al corazón.

CoQ 10 tomada en combinación con el mineral selenio también ha demostrado ser prometedor para las personas que han sobrevivido a un ataque al corazón. 2

L-carnitina

en los meses que siguen después de un ataque al corazón severo, el corazón a menudo se agranda y afloja su funcionamiento. El aminoácido L-carnitina ha mostrado algo de potencial para ayudar con la primera de estas complicaciones, pero no para la segunda. En un estudio doble ciego controlado por placebo de 12 meses de duración de 472 personas, que acababan de experimentar un ataque al corazón, el uso de carnitina en dosis de 6 g al día disminuyó significativamente la tasa de agrandamiento del corazón. 3 Sin embargo, la función cardíaca no mejoró. En un estudio doble ciego controlado por placebo de 3 meses de duración de 60 personas, que acababan de pasar por un ataque al corazón fracasaron en encontrar mejoría para la función cardíaca con L-carnitina. 4 (El agrandamiento del corazón no fue estudiado.)

La L-carnitina también ha mostrado un valor potencial durante las primeras semanas después de un MI. Un estudio doble ciego controlado por placebo, que dio seguimiento a 101 personas durante 1 mes después de un ataque al corazón, encontró que el uso de L-carnitina, además del cuidado estándar, redujo el tamaño del infarto (área de tejido cardíaco muerto. 5 Otras complicaciones del ataque al corazón también fueron reducidas. Beneficios similares también fueron vistos en un estudio controlado de un año de duración con 160 personas que acababan de experimentar un ataque al corazón; sin embargo, debido a que este estudio no fue doble ciego, sus resultados no son confiables. 6 (Para información de por qué los estudios doble ciego son tan importantes, vea ¿Por Qué Las Terapias Complementarias Dependen de los Estudios Doble Ciego? )

Aceite de Pescado

El aceite de pescado contiene grasas saludables en la categoría del ácido graso omega-3. Los complementos de aceite de pescado han mostrado ser prometedores para ayudar a prevenir una muerte súbita causada por una arritmia cardíaca, un evento que ocurre con una frecuencia que va en aumento después de un ataque al corazón. 7

Ajo

En un estudio, a 432 personas que habían sufrido un ataque al corazón les dieron o extracto de aceite de ajo o ningún tratamiento en un período de 3 años. 8 Los resultados mostraron una reducción significativa de un segundo ataque al corazón y casi una reducción del 50% en la tasa de mortalidad entre aquellas que tomaban ajo.

Nota : Las personas que toman aspirina para prevenir los ataques al corazón no deben tomar complementos de ajo, ya que la combinación puede causar un sangrado excesivo. (Vea el artículo completo del ajo para mayor información.)

Antioxidantes

Los complementos de antioxidantes ayudan a neutralizar los radicales libres, los cuales son químicos peligrosos que se elaboran naturalmente que pueden acelerar la muerte de las células cardíacas después de un ataque al corazón (entre sus muchos otros efectos dañinos). En un estudio doble ciego, las personas que acababan de experimentar un ataque al corazón les fue dado o un placebo o una mezcla de antioxidantes ( vitamina A , vitamina C , vitamina E y betacaroteno ) durante 28 días. 9 Los resultados indicaron que el uso de antioxidantes minimizó la extensión del daño de las células cardíacas.

Magnesio

El mineral magnesio se recomienda algunas veces para estabilizar el corazón después de un ataque al corazón, pero un estudio realmente encontró un efecto negativo. 10 En este estudio doble ciego controlado por placebo de 1 año de duración de 468 personas que acababan de experimentar un ataque al corazón, el uso de un complemento de magnesio en dosis de 360 mg diarios fracasó en prevenir los eventos relacionados con el corazón (definidos como ataque al corazón, muerte cardíaca súbita o necesidad de un bypass cardíaco), y realmente puede haber aumentado el riesgo ligeramente.

Otras Hierbas y Complementos

Otras hierbas y complementos algunas veces se dice que son útiles después de un ataque cardiaco, pero que carecen de una confirmación confiable, incluidas las siguientes:

Modificaciones al Estilo de Vida

La evidencia sugiere que un programa de modificación intensivo de estilo de vida, que implique una dieta baja en grasa junto con ejercicio y reducción de estrés, puede realmente revertir la enfermedad de las arterias coronarias en las personas que han tenido un ataque al corazón o tienen un riesgo alto de tenerlo. 11 - 13 No está claro si los objetivos menos ascéticos pueden alcanzar efectos similares.

Terapia de Quelación

Algunos médicos de medicina alternativa recomiendan el uso de infusiones intravenosas de un químico llamado EDTA (ácido etilendiaminotetraacético) para poder limpiar las arterias del corazón, un método llamado terapia de quelación . Este método está basado en un entendimiento anticuado de la aterosclerosis, y muy probablemente no es efectivo. 14,15

Hierbas y Complementos que puede Usar Solo con Precaución

Varias hierbas y complementos pueden interactuar de manera adversa con medicamentos utilizados para prevenir o tratar los ataques al corazón. Para mayor información de estos riesgos potenciales vea el artículo individual de medicamentos en la sección Interacciones con Otros Medicamentos de ésta base de datos.

Revision Information

  • 1

    Singh RB, Wander GS, Rastogi A, et al. Randomized double-blind placebo-controlled trial of coenzyme Q 10 in patients with acute myocardial infarction. Cardiovasc Drugs Ther . 1998;12:347 - 353.

  • 2

    Kuklinski B, Weissenbacher E, Fahnrich A. Coenzyme Q 10 and antioxidants in acute myocardial infarction. Mol Aspects Med . 1994;15(Suppl):S143 - S147.

  • 3

    Iliceto S, Scrutinio D, Bruzzi P, et al. Effect of L-carnitine administration on left ventricular remodeling after acute anterior myocardial infarction: the L-Carnitine Ecocardiografia Digitalizzata Infarto Miocardico (CEDIM) Trial. J Am Coll Cardiol . 1995;26:380 - 387.

  • 4

    Iyer R, Gupta A, Khan A, et al. Does left ventricular function improve with L-carnitine after acute myocardial infarction? J Postgrad Med . 1999;45:38-41.

  • 5

    Singh RB, Niaz MA, Agarwal P, et al. A randomised, double-blind, placebo-controlled trial of L-carnitine in suspected acute myocardial infarction. Postgrad Med J . 1996;72:45-50.

  • 6

    Davini P, Bigalli A, Lamanna F, et al. Controlled study on L-carnitine therapeutic efficacy in post-infarction. Drugs Exp Clin Res . 1992;18:355 - 365.

  • 7

    Bucher HC, Hengstler P, Schindler C, et al. N-3 polyunsaturated fatty acids in coronary heart disease: a meta-analysis of randomized controlled trials. Am J Med . 2002;112:298 - 304.

  • 8

    Bordia A. Garlic and coronary heart disease. The effects of garlic extract therapy over three years on the reinfarction and mortality rate [translated from German]. Dtsch Apoth Ztg . 1989;129(Suppl 15):16 - 17.

  • 9

    Singh RB, Niaz MA, Rastogi SS, Tastogi S. Usefulness of antioxidant vitamins in suspected acute myocardial infarction (the Indian experiment of infarct survival-3). Am J Cardiol . 1996;77:232 - 236.

  • 10

    Galloe AM, Rasmussen HS, Jorgensen LN, et al. Influence of oral magnesium supplementation on cardiac events among survivors of an acute myocardial infarction. BMJ . 1993;307:585 - 587.

  • 11

    Ornish D, Scherwitz LW, Billings JH, et al. Intensive lifestyle changes for reversal of coronary heart disease. JAMA . 1998;280:2001 - 2007.

  • 12

    Ornish D. Avoiding revascularization with lifestyle changes: The Multicenter Lifestyle Demonstration Project. Am J Cardiol . 1998;82:72T - 76T.

  • 13

    Ornish D, Brown SE, Scherwitz LW, et al. Can lifestyle changes reverse coronary heart disease? The Lifestyle Heart Trial. Lancet . 1990;336:129 - 133.

  • 14

    Ernst E. Chelation therapy for coronary heart disease: An overview of all clinical investigations. Am Heart J . 2000;140:4 - 5.

  • 15

    Knudtson ML, Wyse DG, Galbraith PD, et al. Chelation therapy for ischemic heart disease: a randomized controlled trial. JAMA . 2002;287:481 - 486.