• Home
  • Health Library

Formas del Suplemento / Nombres Alternos :

  • D-Fenilalanina
  • DL-Fenilalanina
  • L-Fenilalanina

Uses

Principales Usos Recomendados

La fenilalanina ocurre en dos formas químicas: L-fenilalanina, un aminoácido natural que se encuentra en las proteínas; y su reflejo en el espejo, D-fenilalanina, una forma sintetizada en un laboratorio. Cierta evidencia ha involucrado la forma-L, otras la forma-D y aún otras una combinación de las dos conocida como DL-fenilalanina.

En el cuerpo, la fenilalanina se convierte en otro aminoácido llamado tirosina . La tirosina en su turno es convertida en L-dopa, norepinefrina y epinefrina, tres neurotransmisores clave (químicos que trasmiten señales entre las células nerviosas). Debido a que algunos antidepresivos funcionan elevando los niveles de noreprinefina, se han intentado varias formas de fenilalanina como posible tratamiento para la depresión.

La D-fenilalanina (pero no la L-fenilalanina) ha sido propuesta para tratar dolor crónico. Esta bloquea la encefalinasa, una enzima que puede actuar para incrementar los niveles de dolor en el cuerpo.

Requerimientos/Fuentes

La L-fenilalanina es un aminoácido esencial, queriendo decir que la necesitamos de por vida y nuestros cuerpos no la pueden fabricar a partir de otros químicos. Es encontrada en alimentos ricos en proteína como carne, pescado, pollo, huevos, productos lácteos y frijoles. Al proporcionarle el consumo de proteína suficiente, será más probable que usted obtenga suficiente L-fenilalanina para sus necesidades nutricionales. No hay necesidad nutricional para la D-fenilalanina.

Dosis Terapéuticas

La fenilalanina -D y la LD-fenilalanina son típicamente tomadas en dosis de 100 a 200 mg diariamente para el tratamiento de la depresión. 1 Para el tratamiento del dolor crónico, los estudios han usado la D-fenilalanina en dosis tan elevadas como 2,500 mg diariamente.

Es mejor no tomar su suplemento de fenilalanina al mismo tiempo que un platillo alto en proteínas, pues no será bien absorbida.

Usos Terapéuticos

Pequeños estudios comparativos de doble ciego sugieren (pero no prueban) que tanto la forma D- y DL de la fenilalanina podrían ser útiles para la depresión . 2,3

Se ha usado evidencia débil y contradictoria para abogar por el uso de la D-fenilalanina como un analgésico general (tratamiento para el alivio del dolor). 4,5,6,7

Estudios preliminares no controlados y doble ciego descubrieron que la L-fenilalanina puede aumentar la efectividad de los rayos ultravioleta para el vitiligo . 8 - 10

La evidencia altamente preliminar sugiere que la D-fenilalanina podría ser útil para la esclerosis múltiple al ser combinada con estimulación eléctrica nerviosa transcutánea (TENS, por sus siglas en inglés). 11 La D-fenilalanina también ha sido propuesta como un tratamiento para el mal de Parkinson (pero vea abajo Cuestiones de Seguridad). 12

Aunque la fenilalanina-D y DL-fenilalanina son marcadas como tratamientos para el trastorno del déficit de atención , estas no parecen ser útiles. 13,14 Algunos defensores alegan que la fenilalanina funciona mejor al ser combinada con tirosina , glutamina y ácido gama-aminobutírico (GAB por sus siglas en inglés), pero esto no ha sido comprobado.

¿Cuál Es la Evidencia Científica para la Fenilalanina?

Depresión

Un par de estudios comparativos de doble ciego descubrió que las fenilalaninas-D y DL pueden ser tan efectivas como la medicina antidepresiva imipramina y posiblemente funcionen más rápido. El más grande de los estudios comparó la efectividad de la D-fenilalanina a 100mg diariamente contra la misma dosis diaria de imipramina. 15 Sesenta personas con depresión fueron seleccionas al azar para tomar ya fuese imipramina o D-fenilalanina por 30 días. Los resultados en ambos grupos fueron estadísticamente equivalentes, queriendo decir que la fenilalanina fue casi tan efectiva como la imipramina. Sin embargo, la D-fenilalanina funcionó más rápido, produciendo una mejoría significativa en sólo 15 días. Como la mayoría de medicinas antidepresivas, la imipramina requirió de varias semanas para hacer efecto.

El otro estudio de doble ciego siguió a 27 personas, la mitad de las cuales recibieron DL-fenilalanina (150 a 200 mg diariamente) y la otra mitad imipramina (100 a 150 mg diariamente). 16 Cuando estos fueron reevaluados después de 30 días, ambos grupos habían mejorado por una cantidad estadísticamente igual.

La L-fenilalanina también ha sido probada como un tratamiento para la depresión, pero no en estudios que podrían proporcionar un resultado científicamente significativo. 17,18

Desafortunadamente, no ha habido ningún estudio doble ciego, controlado con placebo de fenilalanina para la depresión. Esto es muy malo, ya que sin tal evidencia no podemos estar seguros de que el suplemento es de hecho efectivo. (Para información sobre porqué esos estudios son tan importantes, vea Por Qué las Terapias Complementarias Dependen de Estudios Doble Ciego? )

Dolor Crónico

La enzima encefalinasa destruye encefalina, sustancias que reducen el dolor y que ocurren de manera natural. Se piensa que la D-fenilalanina (pero no la L-fenilalanina) bloquea la encefalinasa; esto podría llevar a niveles crecientes de encefalina, lo cual en su momento tiende a reducir el dolor. 21 Partiendo de este hecho, la D-fenilalanina ha sido propuesta como un medicamento que destruye el dolor.

Sin embargo, como aún no hay evidencia significativa de que esto realmente funciona de esta manera. Un pequeño estudio doble ciego, controlado con placebo, reportó evidencia para la efectividad de la D-fenilalanina en dolor crónico, 21 pero una cuidadosa re-examinación de las matemáticas involucradas demostraron que de hecho, este comprobó poco. 22 Otro pequeño estudio de doble ciego, controlado con placebo fracasó al descubrir algún beneficio del todo. 23 Otro estudio comúnmente descrito como demostrador de la efectividad de la D-fenilalanina, sufrió de muchos defectos (incluyendo el hecho de que carecía de un grupo de control) y por tanto no puede ser creíble. 19,20

Cuestiones de Seguridad

La seguridad a largo plazo de la fenilalanina en alguna de sus formas no se conoce. Tanto la L- como la D-fenilalanina deben evitarse por aquellos con la rara enfermedad metabólica fenilquetonuria (PKU por sus siglas en inglés).

Las dosis seguras máximas de fenilalanina no han sido establecidas para niños pequeños, mujeres embarazadas o en período de lactancia o las personas con enfermedad renal o hepática severa.

Existen algunas indicaciones de que el uso combinado de fenilalanina con medicinas antipsicóticas podrían incrementar el riesgo de desarrollar el efecto secundario conocido como disquinesia tardía o empeorar los síntomas en aquellos que ya la padecen. 24,25,26

Al igual que otros aminoácidos, la fenilalanina puede interferir con la absorción o acción de la medicina levodopa la cual es utilizada para el mal de Parkinson . 27

Interacciones de las que Debe Estar Consciente

Si usted está tomando

Revision Information

  • 1

    Werbach MR. Nutritional Influences on Mental Illness: A Sourcebook of Clinical Research . Tarzana, Calif: Third Line Press; 1991:141 - 142.

  • 2

    Heller B. Pharmacological and clinical effects of D-phenylalanine in depression and Parkinson's disease. In: Mosnaim AD, Wolf ME, eds. Noncatecholic Phenylethylamines . Part 1. New York, NY: Marcel Dekker; 1978:397-417.

  • 3

    Beckmann H, Athen D, Olteanu M, et al. DL-phenylalanine versus imipramine: a double-blind controlled study. Arch Psychiat Nervenkr. 1979;227:49 - 58.

  • 4

    Balagot RC, Ehrenpreis S, Kubota K, et al. Analgesia in mice and humans by D-phenylalanine: Relation to inhibition of enkephalin degradation and enkephalin levels. Adv Pain Res Ther. 1983;5:289 - 293.

  • 5

    Walsh NE, Ramamurthy S, Schoenfeld LS, et al. D-phenylalnine was not found to exhibit opiate receptor mediated analgesia in monkeys [letter]. Pain .1986;26:409 - 410.

  • 6

    Budd K. Use of D-phenylalanine, an enkephalinase inhibitor, in the treatment of intractable pain. Adv Pain Res Ther. 1983;5:305 - 308.

  • 7

    Walsh NE, Ramamurthy S, Schoenfeld LS, et al. Analgesic effectiveness of D-phenylalanine in chronic pain patients. Arch Phys Med Rehabil . 1986;67:436 - 439.

  • 8

    Siddiqui AH, Stolk LM, Bhaggoe R, et al. L-phenylalanine and UVA irradiation in the treatment of vitiligo. Dermatology . 1994;188:215 - 218.

  • 9

    Camacho F, Mazuecos J. Treatment of vitiligo with oral and topical phenylalanine: 6 years of experience. Arch Dermatol . 1999;135:216 - 217.

  • 10

    Schulpis CH, Antoniou C, Michas T, et al. Phenylalanine plus ultraviolet light: preliminary report of a promising treatment for childhood vitiligo. Pediatr Dermatol . 1989;6:332 - 335.

  • 11

    Winter A. New treatment for multiple sclerosis. Neurol Orthop J Med Surg. 1984;5:39 - 43.

  • 12

    Heller B, Fischer E, Martin R. Therapeutic action of D-phenylalanine in Parkinson's disease. Arzneimittelforschung. 1976;26:577 - 579.

  • 13

    Zametkin AJ, Koroum F, Rapoport JL. Treatment of hyperactive children with D-phenylalanine. Am J Psychiatry . 1987;144:792 - 794.

  • 14

    Wood DR, Reimherr FW, Wender PH. Treatment of attention deficit disorder with DL-phenylalanine. Psychiatry Res . 1985;16:21 - 26.

  • 15

    Heller B. Pharmacological and clinical effects of D-phenylalanine in depression and Parkinson's disease. In: Mosnaim AD, Wolf ME, eds. Noncatecholic Phenylethylamines . Part 1. New York, NY: Marcel Dekker; 1978:397-417.

  • 16

    Beckmann H, Athen D, Olteanu M, et al. DL-phenylalanine versus imipramine: a double-blind controlled study. Arch Psychiat Nervenkr. 1979;227:49 - 58.

  • 17

    Sabelli HC, Fawcett J, Gusovsky F, et al. Clinical studies on the phenylethylamine hypothesis of affective disorder: urine and blood phenylacetic acid and phenylalanine dietary supplements. J Clin Psychiatry . 1986;47:66 - 70.

  • 18

    Kravitz HM, Sabelli HC, Fawcett J. Dietary supplements of phenylalanine and other amino acid precursors of brain neuroamines in the treatment of depressive disorders. J Am Osteopathic Assoc . 1984;84(suppl):119 - 123.

  • 19

    Balagot RC, Ehrenpreis S, Kubota K, et al. Analgesia in mice and humans by D-phenylalanine: Relation to inhibition of enkephalin degradation and enkephalin levels. Adv Pain Res Ther. 1983;5:289 - 293.

  • 20

    Walsh NE, Ramamurthy S, Schoenfeld LS, et al. D-phenylalnine was not found to exhibit opiate receptor mediated analgesia in monkeys [letter]. Pain .1986;26:409 - 410.

  • 21

    Budd K. Use of D-phenylalanine, an enkephalinase inhibitor, in the treatment of intractable pain. Adv Pain Res Ther. 1983;5:305 - 308.

  • 22

    Walsh NE, Ramamurthy S, Schoenfeld LS, et al. D-phenylalnine was not found to exhibit opiate receptor mediated analgesia in monkeys [letter]. Pain .1986;26:409 - 410.

  • 23

    Walsh NE, Ramamurthy S, Schoenfeld LS, et al. Analgesic effectiveness of D-phenylalanine in chronic pain patients. Arch Phys Med Rehabil . 1986;67:436 - 439.

  • 24

    Richardson MA. Amino Acids in Psychiatric Disease . Washington, DC: Psychiatric Press; 1990.

  • 25

    Mosnik DM, Spring B, Rogers K, et al. Tardive dyskinesia exacerbated after ingestion of phenylalanine by schizophrenic patients. Neuropsychopharmacology . 1997;16:136 - 146.

  • 26

    Gardos G, Cole JO, Matthews JD, et al. The acute effects of a loading dose of phenylalanine in unipolar depressed patients with and without tardive dyskinesia. Neuropsychopharmacology. 1992;6:241 - 247.

  • 27

    Nutt JG, Woodward WR, Hammerstad JP, et al. The "on-off" phenomenon in Parkinson's disease. Relation to levodopa absorption and transport. N Engl J Med. 1984;310:483 - 488.