• Homect_img
  • Health Information

Health Library

IMAGE Se cree que el estrés, la ansiedad, el consumo de cigarro y/o una dieta rica en alimentos picantes causan úlceras. Sin embargo, investigación ha demostrado que una bacteria en forma de espiral llamada Helicobacter pylori (H. pylori) causa la mayoría de las úlceras. La otra causa común de las úlceras son los AINES (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos).

Aunque generalmente no son amenazantes para la vida, las úlceras en el estómago y duodeno pueden ser bastante serias si no se tratan apropiadamente. Más de 40,000 cirugías y tantas como 6,000 muertes se presentan cada año debido a las úlceras. Aproximadamente 1 de cada 10 estadounidenses desarrolla una úlcera durante toda su vida.

La Anatomía de una Úlcera

Cuando comemos, el alimento pasa al esófago (garganta) y llega al estómago. Ahí el ácido hidroclórico y la pepsina (una enzima) comienzan el proceso digestivo. Después, el alimento pasa al duodeno (intestino delgado) donde continúa el proceso digestivo. Una úlcera se presenta en un área del estómago o duodeno donde las enzimas digestivas y ácidos del estómago la destruyen.

Todavía no se entiende completamente cómo H. pylori causa úlceras. Lo que sí saben los investigadores es lo siguiente:

  • H. pylori es una bacteria que puede vivir en el estómago debido a que produce una enzima que detiene los efectos corrosivos del ácido del estómago.
  • H. pylori tiene una forma en espiral que le permite entrar a las capas mucosas protectoras tanto del estómago como del duodeno.
  • H. pylori también puede debilitar al estómago y duodeno al unirse a las células. Posteriormente esto debilita el sistema de defensas del estómago y duodeno.
  • Aproximadamente el 20% de las personas menores de 40 años de edad tienen H. pylori en sus sistemas digestivos y el 50% de las personas a partir de los 60 años de edad tienen H. pylori .
  • No todas las personas que tienen la bacteria H. pylori desarrollarán una úlcera.
  • Estar infectado con H.pylori es un factor de riesgo para desarrollar cáncer de estómago.

Una úlcera que no recibe tratamiento puede provocar varios problemas en el abdomen. Los problemas incluyen:

  • Sangrado interno
  • Perforación (un orificio) en el estómago o duodeno permitiendo que el alimento y las bacterias se extiendan en el abdomen y causen infección
  • Obstrucción de la abertura entre el estómago y el duodeno debido a la inflamación crónica que lleva a la hinchazón y cicatrización

Descubriendo las Causas de las Úlceras

La historia detrás del descubrimiento de la bacteria H. pylori y su relación con las úlceras es poco usual. En 1982, dos investigadores australianos, los Drs. Barry Marshall y Robin Warren, detectaron H. pylori en el revestimiento del estómago de personas que sufrían de gastritis . Cuando un estudio posterior demostró la presencia de H. pylori en casi el 100% de los pacientes con úlceras duodenales y en el 80% de personas con úlceras en el estómago, los Drs. Marshall y Warren propusieron que H. pylori podría ser la causa.

Cuando su hipótesis fue recibida con mucho escepticismo, el Dr. Marshall ingirió una cucharadita de bacterias H. pylori . En un lapso de 24 horas, desarrolló gastritis severa. Investigación posterior realizada por el Dr. Marshall, el Dr. Warren y otros estableció que de hecho H. pylori sí causa el 50% de úlceras en el estómago y el 90% de las úlceras duodenales mucho más comunes.

Del 10% al 20% de las úlceras que no son causadas por la bacteria H. pylori , la mayoría son causadas por AINES (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos), tales como ibuprofeno , aspirina y naproxeno sódico. Los AINES bloquean la producción de mucosidad en el estómago que protege el revestimiento de los efectos dañinos del ácido del estómago.

El Ardor Revelador

El síntoma más común de una úlcera es un dolor ardiente crónico que se localiza en la parte superior del abdomen. Generalmente el dolor se encuentra en el esternón y el ombligo que puede durar desde minutos hasta horas. Con frecuencia el dolor se vuelve a presentar a la mitad de la noche, al despertar y/o de 2 a 3 horas después de una comida. Se podría aliviar al consumir o tomar medicamentos antiácidos tales como Tums. Los síntomas menos comunes incluyen:

  • Náusea
  • Vómito (puede ser con sangre o de apariencia de granos de café)
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Heces fecales con sangre o de color negro (causados por el sangrado de la úlcera)
  • Debilidad (causada por el sangrado de la úlcera)

Diagnóstico

Es importante que las úlceras se diagnostiquen apropiadamente, debido a que también un número de padecimientos pueden causar los síntomas comunes de las úlceras. Además, las úlceras causadas por H. pylori y las que son causadas por AINES son tratadas una forma un tanto diferente.

Las dos pruebas que se utilizan más comúnmente para diagnosticar una úlcera son las siguientes.

  • Tránsito gastroduodenal : se toman radiografías del esófago, estómago y duodeno después de que bebe una sustancia calcárea que traza la conformación del aparato digestivo. Esta prueba tiene una precisión del 75% a 90% en el diagnóstico de las úlceras.
  • Endoscopía : una examinación del esófago, estómago y duodeno a través de introducción en su garganta de un pequeño instrumento flexible que tiene una cámara y es similar a una sonda. Esta prueba tiene una precisión de aproximadamente el 95%. Durante esta prueba, se toman biopsias de tejido de cualquier lesión o úlcera sospechosa.

Una vez que se diagnostica una úlcera, se realiza una prueba para detectar la presencia de H. pylori con el fin de determinar si la bacteria H. pylori causa la úlcera. Existen varios métodos para la detección de H. pylori . Una prueba para detectar la presencia de la bacteria H. Pylori podría incluir una prueba de sangre para detectar anticuerpos de la bacteria, una prueba de aliento que examina los subproductos de la bacteria o un análisis de laboratorio de la muestra de tejido de biopsia. Estas pruebas difieren en la sensibilidad para detectar la presencia de bacterias en su sistema.

Eliminando el Agente Ofensivo

El tratamiento involucra el retiro de la causa subyacente de la úlcera y la curación de la úlcera. El Dr. Stanley Rosenberg, gastroenterólogo en Boston's Beth Israel Deaconess Medical Center explica:

"Si se sospecha que el uso de AINES es la causa, especialmente si no se detecta la bacteria H. pylori , se le indicará al paciente que deje de tomar todos los AINES y que tome un medicamento sustituto, tal como una alta concentración de Tylenol® de prescripción.

Sin embargo, si se sospecha que la causa es H. pylori , los antibióticos son la primera instancia del tratamiento. Existen ocho regímenes que la Food and Drug Administration de los Estados Unidos aprueba para el tratamiento de la infección de H. pylori . Los tratamientos más efectivos emplean múltiples medicamentos: generalmente una combinación de tres o cuatro.

Un tratamiento común involucra tomar dos antibióticos para eliminar las bacterias (generalmente metronidazol y tetraciclina ) diariamente durante dos semanas, junto con un supresor de ácidos y algunas veces también un protector del revestimiento del estómago que contiene bismuto (Pepto-Bismol u otras marcas similares). Este método funciona efectivamente más del 90% del tiempo y funciona para eliminar la bacteria, curar la úlcera y prevenir la reaparición. Podría causar un número de efectos secundarios, incluyendo:

  • Malestar estomacal
  • Náusea
  • Diarrea
  • Vómito
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Sabor metálico en la boca
  • Heces fecales oscuras
  • Infecciones por cándida en mujeres

Los tratamientos con dos medicamentos tales como omeprazol , el cual disminuye el ácido del estómago, en combinación con amoxicilina (un antibiótico) podría ser menos costoso, más fácil de tolerar y causar menos efectos secundarios que la terapia "triple" o "cuádruple" de medicamento. Sin embargo, los tratamientos con dos medicamentos son menos efectivos (hasta un 80%) que los tratamientos más complejos de tres o cuatro medicamentos

Curando la Úlcera

El Dr. Rosenberg explica que el número de medicamentos se puede prescribir ya sea para disminuir o eliminar temporalmente el ácido del estómago, mientras que los antibióticos eliminan la bacteria además de calmar y curar el cáncer. Estos incluyen:

Bloqueadores de histamina H2

Estos medicamentos, incluyendo Pepcid® , Zantac® y Tagamet® , se administran durante hasta 6 a 8 semanas. Estos suprimen la cantidad de ácido producido en el estómago obstruyendo la histamina, una sustancia que causa que el estómago produzca ácido.

Inhibidores de Bomba de Ácido

Estos medicamentos, más fuertes que los bloqueadores H2, incluyendo Prilosec® , Aciphex® , Nexium® y Protonix® , detienen la producción de ácido del estómago al reducir el bombeo de ácido del estómago. Generalmente dichos medicamentos sólo se prescriben para tratar úlceras más severas y sólo durante un periodo corto de tiempo.

Medicamentos Protectores de Mucosa

Estos medicamentos, incluyendo Carafate® y Cytotec® , cubren el estómago y el revestimiento duodenal, de este modo protegen el revestimiento del daño por el ácido del estómago.

Finalmente, también muchos pacientes toman antiácidos para neutralizar el ácido del estómago y/o Pepto-Bismol, el cual cubre el estómago y revestimiento del duodeno y ayuda a combatir la bacteria H. pylori .

Finalmente, también muchos pacientes toman antiácidos para neutralizar el ácido del estómago y/o Pepto-Bismol, el cual cubre el estómago y revestimiento del duodeno y ayuda a combatir la bacteria H. pylori .

Dirigiendo la Eliminación de las Úlceras

Para prevenir las úlceras causadas por AINES, intente evitar el consumo de AINES en grandes cantidades durante largos periodos de tiempo. Desafortunadamente, investigadores todavía desconocen cómo prevenir el desarrollo de la bacteria H. pylori en el aparato digestivo. Algunas precauciones recomendadas son lavarse las manos perfectamente después de usar el baño y antes de comer y asegurarse de beber agua de una fuente limpia, puesto que H. pylori se transmite de persona a persona a través del contacto cercano y exposición a fluidos corporales tales como el vómito. Una vacuna de H. pylori actualmente se está estudiando.

  • The American College of Gastroenterology

    http://www.acg.gi.org/

  • National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Diseases

    http://www.niddk.nih.gov/

  • College of Family Physicians of Canada

    http://www.cfpc.ca/global/splash/default.asp?s=1

  • Health Canada

    http://www.hc-sc.gc.ca/index-eng.php

  • The American College of Gastroenterology website. Disponible en: http://www.acg.gi.org .

  • H. pylori and peptic ulcers. National Digestive Diseases Information Clearinghouse website. Disponible en: http://www.niddk.nih.gov/health/digest/pubs/hpylori/hpylori.htm.

  • International Agency for Research on Cancer. Schistosomes, liver flukes and Helicobacter pylori. IARC 1994; 61:177.

  • Uemura, N. Okamoto, S. Yamamoto, S. et al. Helicobacter pylori infection and the development of gastric cancer. N Engl J Med . 2001 Sep 13;345(11):784-9.